¿Para qué sirve un estudio topográfico?

Antes de empezar a construir sobre un terreno, suele ser necesario realizar un estudio topográfico para identificar las características naturales y artificiales de la propiedad, proporcionando a todas las partes que trabajan en el proyecto un punto de referencia del que partir.

Desde EIGO, en este artículo te contamos qué es un estudio topográfico, para qué se utiliza, cómo funciona y cuáles son sus beneficios.

¿Qué es un estudio topográfico?

El estudio topográfico es la primera fase de un estudio técnico de un terreno. Consiste en el análisis detallado de la superficie terrestre, teniendo en cuenta sus características físicas, geográficas y geomorfológicas, pero también la evolución y modelado antrópico.

Entre los instrumentos topográficos más comunes utilizados para este tipo de estudios destacan los GPS, basados en el posicionamiento satelital que permite determinar la posición con una alta precisión, y las estaciones totales, formadas por teodolitos electrónicos con distanciómetro, que determinarán las coordenadas de los diferentes puntos mediante una relación de lecturas angulares y distancias.

Estación total
GPS

Es cierto que la topografía, como cualquier otra ciencia, está en constante evolución. Actualmente, ya existen drones que mediante técnicas de fotogrametría y escáneres láseres agilizan mucho las labores de medición.

Con los datos que proporcionan los citados instrumentos, se obtiene una serie de puntos georreferenciados que dibujarán los diferentes elementos del terreno, tanto los correspondientes al modelado digital como los diversos elementos antrópicos, tales como edificaciones, servicios, lindes parcelarios, etc.

El modelado digital del terreno permite comparar modelos de diseño, cuantificar y dimensionar valores relacionados con el movimiento de tierras y determinar las zonas de desmonte y terraplén, optimizando así la planificación y costes del proyecto.

Modelo 3D con zonas de desmonte y terraplén

Tener localizados los servicios existentes facilitará el desarrollo y planificación de las redes de conexión oportunas, imprescindibles para suministrar los servicios necesarios para el proyecto en cuestión.

¿Cuándo se utiliza un estudio topográfico?

Los estudios topográficos son herramientas versátiles que se utilizan en diversos contextos. Por ejemplo, estos estudios se utilizan con frecuencia a la hora de elaborar mapas que se emplean en las industrias petrolera, geológica y forestal, entre otras.

Los organismos gubernamentales también usan los estudios topográficos durante la consideración de proyectos medioambientales, así como cuando se evalúan infraestructuras existentes para posibles reconstrucciones.

En el sector de la construcción, los estudios topográficos son esenciales, sobre todo cuando el terreno presenta dificultades notables, como estructuras artificiales existentes, pendientes especialmente pronunciadas o colinas que han quedado de un proyecto de construcción anterior. En todos los casos, debe realizarse un estudio topográfico antes de iniciar la construcción, de modo que pueda confirmarse que el diseño propuesto es viable según las condiciones del terreno.

Por tanto, los estudios topográficos son una gran ayuda a la hora de determinar los cambios que hay que hacer en una parcela antes de iniciar la construcción. Por ejemplo, en función de la pendiente de la parcela puede decidirse que se necesita más tierra para equilibrar la elevación. O, por el contrario, un estudio topográfico puede confirmar la necesidad de retirar tierra de la parcela para garantizar la nivelación del terreno.

Beneficios de realizar un estudio topográfico

  • Una visión detallada y precisa del territorio reducirá el riesgo de que se produzcan errores posteriores que pueden incrementar el coste final.
  • El estudio topográfico puede revelar información que estaba oculta a primera vista, incluidos los cambios en la zona durante un periodo determinado.
  • Proporciona a los ingenieros y arquitectos la información que necesitan para desarrollar diseños adecuados a las características únicas de la parcela.
  • Al final del proyecto, sirve para verificar que el terreno se ha construido de acuerdo con los planes propuestos.

Estudio topográfico con drones

En los últimos tiempos, el escaneo láser y la fotogrametría con drones ofrecen nuevas posibilidades en lo relativo a estudios topográficos. Con estos métodos de teledetección, los topógrafos pueden permitirse pasar menos tiempo sobre el terreno y adoptar un enfoque más global para la recogida de datos.

Los drones recogen miles de imágenes que quedan almacenadas y pueden representarse en distintos formatos, como las nubes de puntos, que están formadas por millones de puntos, cada uno con su propia coordenada y color. A través de la fotogrametría, estos datos pueden extraerse para producir un dibujo topográfico tradicional.

La adición de imágenes capturadas por drones a un estudio topográfico crea un telón de fondo útil y preciso que ayuda a determinar las características exactas del terreno sobre el que se va a construir.

En resumen, un estudio topográfico detallado y exhaustivo es básico tanto para asegurar la eficiencia y calidad de cualquier diseño constructivo como para garantizar el éxito del proyecto. La información que proporciona será de gran utilidad para afrontar los posteriores retos constructivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba