Tipos de pavimentación para naves industriales

La pavimentación para naves industriales debe cumplir con una serie de requisitos que garanticen su resistencia y durabilidad ante altas cargas industriales, así como determinada maquinaria y vehículos pesados. Además, los materiales que se utilicen para la pavimentación de las naves industriales deben ser impermeables, antideslizantes, ignífugos y fáciles de limpiar.

Así, cuando el pavimento de una nave industrial reúne las condiciones anteriores, garantizamos una mayor vida útil, lo que mejora su rentabilidad y reduce la necesidad de realizar reparaciones.

Adicionalmente, conseguiremos una mayor protección de las mercancías que se transportan y almacenan frente a golpes y caídas y, lo que es más importante, de los trabajadores que operan en la nave, con lo que reduciremos el riesgo de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales.

Pues bien, desde Eigo, a través de este artículo, te contamos todo lo que necesitas saber sobre la pavimentación de las naves industriales, en particular, qué características debe reunir para garantizar la seguridad de los operarios y la mercancía, y los tipos de pavimentación que el mercado ofrece.

Requisitos de la pavimentación de las naves industriales

Las condiciones que deben satisfacer el pavimento de una nave industrial dependen de la actividad que se desarrolle dentro de la misma.

No obstante, en la medida en que con carácter general, las actividades que se realizan en este tipo de inmuebles suelen conllevar el uso de maquinaria industrial, así como el transporte, manejo, carga y descarga de mercancía, es necesario que cumplan, en todo caso, los siguientes requisitos:

  1. Resistencia:

Una de las condiciones más importantes que debe cumplir el pavimento de cualquier nave industrial es su resistencia frente a varios factores cuya concurrencia es común dentro de este tipo de inmuebles.

En particular, se requiere que el pavimento de las naves industriales sea resistente a la fricción producida por el uso vehículos que transporten la mercancía dentro de la nave o por la presión ejercida por la maquinaria industrial y determinado mobiliario.

Por otro lado, según el tipo de actividad que se realice en el interior de la nave, será necesario que la pavimentación sea resistente a las altas temperaturas derivadas del proceso de producción, y presente la firmeza suficiente ante productos químicos y sustancias corrosivas o abrasivas que puedan caer al suelo durante la ejecución de cualquier actividad.

  1. Amortiguador de golpes:

Se requiere que la pavimentación de las naves industriales sea resistente, pero al mismo tiempo que su material revista propiedades amortiguadoras que minimicen las consecuencias de eventuales caídas que puedan sufrir los trabajadores o de los golpes que pueda recibir la mercancía al impactar contra el suelo.

  1. Fácil limpieza y mantenimiento:

En el caso de naves industriales destinadas a la producción o almacenamiento de productos alimenticios, este requisito cumple un papel fundamental, pues la limpieza del interior de la nave debe ser constante e ininterrumpida.

Es por ello, que en estos casos resulta especialmente importante que el pavimento de las naves industriales no presente muchas juntas, para evitar que se acumule suciedad y partículas de polvo en las mismas, y que permita eliminar las manchas con facilidad mediante el uso de productos de limpieza comunes.

  1. Ignífugo, antideslizante e impermeable:

Resulta esencial que la pavimentación de cualquier nave industrial evite que en caso de incendio el fuego se propague con facilidad, así como que no resbale y que no deje filtrar el agua u otros productos líquidos, con lo que garantizamos su durabilidad.

5.- Alta planimetría. En fundamental que las soleras tengan una buena planimetría sobre todo en instalaciones con estanterías en altura. Cualquier pequeña deformidad en el suelo provoca que las maquinas elevadoras tengan movimientos inestables cuando tienen las cargas en altura.

Tipos de pavimentación para naves industriales

Empty Floor Space in Distribution Warehouse Interior
  1. Suelos de hormigón pulido:

Se trata del tipo de suelo más utilizado para la pavimentación de las naves industriales.

Ofrecen especial resistencia a los productos químicos, sustancias ácidas o corrosivas, así como fricciones, golpes y rozamientos. No obstante, su resistencia todavía es mayor cuando se combinan con ciertos materiales como el litio o determinados morteros.

  1. Suelos de madera: No se aplica en naves industriales en España, yo no he visto nunca. Lo quitaría del artículo.

Su principal ventaja consiste en su precio, pues su instalación es de las más económicas del mercado, y se realiza mediante la colocación de láminas de canto.

No se recomiendan para naves industriales en las que se realizan actividades que implican la manipulación de sustancias peligrosas.

Además, aunque ofrecen dureza frente a determinadas circunstancias, se erosionan con facilidad en caso de fuertes impactos y sin un tratamiento especial permiten filtraciones y avivan el fuego en caso de incendio.

  1. Suelos de resinas epoxi:

Los polvos epoxi se caracterizan porque, al igual que el litio y determinados morteros, permiten dotar a la pavimentación de las naves industriales sobre los que se aplica de una fuerte dureza frente a golpes y presiones continuas ejercidas por vehículos o máquinas industriales.

Además, este tipo de suelo también garantiza el aislamiento del pavimento de líquidos y sustancias químicas abrasivas, así como de altas temperaturas.

  1. Suelos continuos autonivelantes:

La propiedad más atractiva de este tipo de suelos es su acabado, puesto que ofrecen muchas posibilidades estéticamente atractivas y son fáciles de mantener. En general, se aplica en superficies relativamente pequeñas.

A su vez, este acabado se caracteriza por ser impermeable, puesto que no presenta porosidades, y antideslizante, lo que reduce el número de accidentes de trabajo.

Ir arriba