¿Qué es un estudio geotécnico?

En cualquier proyecto de construcción industrial, es necesario llevar a cabo una serie de estudios técnicos previos que garanticen la viabilidad de la obra y aseguren que se realice de forma adecuada.

Anteriormente ya hemos hablado del estudio topográfico y en este artículo, desde EIGO, queremos contaros qué es un estudio geotécnico, qué información proporciona y por qué es tan importante realizarlo.

¿Qué es un estudio geotécnico?

El Código Técnico de la Edificación define el estudio geotécnico como “el compendio de información cuantificada en cuanto a las características del terreno en relación con el tipo de edificio previsto y el entorno donde se ubica, que es necesaria para proceder al análisis y dimensionado de los cimientos de este u otras obras”.

Es decir, el estudio geotécnico consiste en una evaluación técnica que inspecciona el suelo de un emplazamiento propuesto, teniendo en cuenta el tipo de edificación que se va a construir. Su objetivo es establecer y restringir los requisitos de construcción en dicho terreno, determinando cómo puede utilizarse.

Los ingenieros y geólogos también utilizan la investigación geotécnica para prever los posibles problemas en el emplazamiento y establecer medidas y recomendaciones al respecto.

En definitiva, los objetivos del estudio geotécnico son:

  • Definir tanto el tipo como las dimensiones de los cimientos y estructuras de contención, para que las diferentes cargas ejercidas por las estructuras o derivadas de los empujes del terreno no generen una situación de inestabilidad que ponga en peligro la construcción.
  • Determinar posibles problemas en la construcción, como pueden ser:
    • Caracterización del material que tiene que ser excavado, definiendo su tipo y localización, además del tipo de maquinaria requerida para su excavación.
    • Problemas que tienen que ver con el agua, como su influencia en la estabilidad de las construcciones, la profundidad del nivel freático o los peligros derivados de posibles filtraciones, arrastres, heladas, etc.

¿Qué incluye un estudio geotécnico?

Aunque los datos específicos recogidos dependerán del terreno en cuestión, hay algunas características estándar de cualquier estudio geotécnico.

Habitualmente, dichos estudios incluyen exploraciones de la zona in situ por parte de los especialistas, utilizando herramientas específicas para ello; análisis en laboratorio de las muestras de suelo recogidas, y elaboración de un informe geotécnico con las conclusiones obtenidas. El informe final describe las características geológicas del suelo estudiado, así como las recomendaciones de diseño y construcción de la obra.

Como norma general, un informe geotécnico preciso y completo deberá incluir, entre otros, los siguientes datos:

  • Introducción y objetivo del proyecto.
  • Descripción del terreno y previsión de su comportamiento ante la edificación.
  • Descripción e identificación del suelo, por capas.
  • Datos históricos geológicos y sísmicos.
  • Descripción y justificación de los métodos de ensayo.
  • Profundidad del nivel freático.
  • Resultados de las pruebas de laboratorio, como las pruebas de sondeo, perforaciones, pruebas de resistividad, etc.
  • Planos de la zona a escala.
  • Recomendaciones para la cimentación y construcción.
  • Obstáculos y dificultades encontradas al realizar la investigación geotécnica, junto con medidas para corregirlas o prevenirlas.

Para realizar el estudio geotécnico del terreno, pueden aplicarse diversas técnicas, desde la inspección visual hasta análisis de campo o de laboratorio. Estos análisis pueden clasificarse de la siguiente forma:

  • Ensayos in situ.
  • Análisis de laboratorio de las muestras de suelo recogidas.
  • Pruebas de perforación.
  • Técnicas geofísicas.
  • Exploraciones, tanto manuales como mecánicas, como:
    • Catas.
    • Sondeos.

¿Por qué es importante realizar un estudio geotécnico?

En el sector de la construcción industrial, la investigación geotécnica es una parte crucial del proceso, que ayuda a comprender las características de la propiedad y edificar de una forma mucho más eficiente.

Algunos de los beneficios que puede aportar el estudio geotécnico son los siguientes:

  • Identificar el estado y la calidad del suelo. Ciertos suelos son mejores para construir naves industriales que otros, y una investigación geotécnica puede determinar cuáles son los más adecuados. De este modo, se definen los requisitos para el tipo de desarrollo que se puede llevar a cabo en el terreno y qué clase de edificios se pueden erigir en él.
  • Determinar las características de la cimentación y las dimensiones de los edificios, asegurando la estabilidad del terreno.
  • Prever posibles problemas durante la construcción, estableciendo medidas para evitarlos y/o corregirlos.

¿Qué tipo de riesgos geotécnicos puede revelar el estudio?

En ocasiones, el estado del suelo en un terreno puede ser demasiado frágil, poroso o inestable para desarrollar el proyecto propuesto, o pueden detectarse ciertos riesgos geotécnicos que deben valorarse durante la construcción. Dichos riesgos se recogen en un informe de peligrosidad que debe tenerse en cuenta para evitar futuros daños tanto en la propiedad como en las personas.

Algunos riesgos geotécnicos que desaconsejan la construcción sobre el terreno son:

  • Líneas de falla: Si una zona se encuentra en una línea de falla, la construcción es altamente desaconsejable, ya que podría verse afectada por terremotos casi imposibles de predecir.
  • Licuefacción: La licuefacción se produce cuando el suelo poroso y anegado pierde su integridad y resistencia debido a las sacudidas del terreno, de forma similar a como la arena puede disolverse en agua cuando se agita. Si la zona puede sufrir licuefacción, no es adecuada para ningún proyecto de construcción.
  • Desprendimientos de tierra y barro: Hay determinadas características que hacen que una zona sea más propensa a los desprendimientos de tierra, lo que tampoco es aconsejable para la construcción.
  • Inundaciones: Una investigación geotécnica también puede determinar si el nivel freático aumentará demasiado durante la época de inundaciones, llenándose tanto que se filtre a través de las grietas del suelo y el agua salga a la superficie.

En definitiva, un estudio o investigación geotécnica consiste en la inspección del suelo y el subsuelo de un terreno concreto, evaluando si es adecuado para el uso, desarrollo o construcción propuestos. Para ello se utilizan varios métodos para analizar el emplazamiento y revelar los puntos débiles, estableciendo requisitos y recomendaciones de diseño y construcción.

No realizar el estudio geotécnico antes de iniciar la construcción de una nave industrial puede suponer grandes riesgos para la edificación y, lo que es aún más grave, para las personas que se encuentren en la zona. Además, ocasionará un mayor gasto y una gran pérdida de tiempo cuando se descubra que el terreno no es viable, algo que podría haberse evitado al realizar la investigación geotécnica temprana. En el caso de que la obra se complete sin haber realizado el estudio ni haber detectado las deficiencias durante la misma, los edificios construidos pueden presentar defectos graves, susceptibles de causar incidencias como un mayor número de reparaciones, daños a infraestructuras cercanas o incluso derrumbes.

En EIGO siempre aconsejamos la realización del estudio geotécnico previo necesario en los proyectos de construcción industrial. Ponte en contacto con nosotros y te asesoraremos sin compromiso.

Ir arriba