La importancia de la prevención de riesgos laborales en la construcción

En EIGO consideramos la prevención de riesgos laborales un aspecto clave en cada una de nuestras obras, ya que la seguridad y el bienestar de nuestros trabajadores es uno de los pilares básicos de nuestra filosofía de empresa.

El sector de la construcción, por sus características y condiciones particulares, es uno de los que presenta mayores índices de siniestralidad en España. Según las estadísticas del Ministerio de Trabajo y Economía Social, este sector fue el tercero que más accidentes laborales registró en 2021.

EIGO destaca por su bajo nivel de siniestralidad, que se consigue con la implicación de todos los miembros de sus equipos en la gestión diaria de las obras a su cargo. Algunos aspectos claves para lograrlo son:

  • Orden y limpieza.
  • Medidas de protección.
  • Información y supervisión a colaboradores..

¿Qué es la prevención de riesgos laborales?

La prevención de riesgos laborales es el conjunto de actividades destinadas a reducir los riesgos derivados de la actividad profesional, a través de la elaboración de planes de prevención y la aplicación de una serie de medidas adaptadas a las particularidades de cada puesto de trabajo. 

En las obras de construcción, se concreta en la redacción e implantación de Planes de Seguridad y Salud.  Estos se adaptan a los cambios de métodos de trabajo y a las nuevas actividades mediante la redacción de anexos específicos.

Legislación específica

¿Qué beneficios aporta la prevención de riesgos laborales a las empresas?

  • Reducir el número de accidentes laborales. Aunque el riesgo cero no existe, la aplicación de medidas de seguridad disminuirá el número de accidentes y las desgraciadas consecuencias tanto humanas como económicas que se derivan de los mismos.
  • Disminuir las enfermedades laborales y, por tanto, las bajas e incapacidades laborales asociadas.
  • Conseguir que los lugares de trabajo sean espacios seguros, donde nuestros colaboradores se sientan protegidos y respaldados.
  • Mejorar el clima laboral y, en consecuencia, la productividad en el lugar de trabajo.
  • Mejorar la imagen y reputación de la empresa.
  • Evitar las sanciones derivadas de los incumplimientos de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

Riesgos laborales más frecuentes en la edificación industrial

El sector de la construcción industrial presenta unos riesgos específicos que hacen más probables ciertos tipos de accidentes y enfermedades laborales, como son:

  • Caídas en altura (montaje de estructura prefabricada, fachadas cubiertas, montajes de instalaciones): Es uno de los accidentes laborales con consecuencias más graves, en ocasiones incluso mortales.
  • Caídas al mismo nivel (en el tránsito por la obra): Producidas debido a tropiezos o resbalones, muchas veces debidos a la falta de limpieza y orden en el espacio de trabajo, son uno de los accidentes de trabajo más comunes.
  • Riesgos eléctricos (trabajos en tensión, solo por personal autorizado): El riesgo de electrocución es otro de los más peligrosos cuando se trabaja con circuitos eléctricos, por lo que deben adoptarse las medidas de seguridad apropiadas.
  • Golpes y cortes (manejo de herramientas): Los trabajadores suelen utilizar herramientas que pueden resultar peligrosas si no se emplean adecuadamente y se desconectan después de sus uso.
  • Atrapamientos (circulación de equipos y manipulación de cargas): La maquinaria y los vehículos utilizados en la construcción industrial pueden ocasionar accidentes por atrapamiento, en los que un trabajador queda atrapado entre dos objetos pesados, pudiendo llegar a sufrir lesiones graves.
  • Proyección de partículas: En ocasiones, algunas máquinas (en incluso el viento) pueden proyectar fragmentos de material a gran velocidad, que pueden dañar partes sensibles del cuerpo como los ojos si no se protegen adecuadamente.
  • Riesgos químicos: El uso de ciertos materiales utilizados en la construcción puede ocasionar daños químicos, ya sea por inhalación o por contacto con la piel sin protección.
  • Exposición a ruidos altos: El ruido elevado y constante en el tiempo puede dar lugar a enfermedades profesionales como la sordera en distintos grados.
  • Sobreesfuerzos: La manipulación de cargas pesadas de manera incorrecta puede derivar en lesiones musculares temporales e incluso permanentes.
  • Riesgos ergonómicos: Las malas posturas durante el desempeño del trabajo o la excesiva repetición de movimientos pueden producir también lesiones musculoesqueléticas.
  • Riesgos psicológicos: Aunque este no es un riesgo exclusivo del sector de la construcción industrial, sino que está presente en prácticamente todos los sectores laborales, no debe olvidarse cuando se plantean las medidas de prevención de riesgos, ya que el estrés en el trabajo es un problema cada vez más común.

Por eso, es esencial prevenir el riesgo de accidentes laborales en las obras de construcción industrial y convertirlas en lugares de trabajo seguros.

¿Cómo prevenir los riesgos laborales en la edificación industrial?

Como hemos visto, la prevención de riesgos laborales es un aspecto fundamental en una obra de construcción industrial. Conocer los principales peligros derivados de la actividad laboral e implantar medidas para prevenirlos es algo no solo obligatorio por ley, sino también beneficioso para la empresa en múltiples aspectos.

A la hora de plantear la gestión de la prevención en una empresa de construcción industrial, deben tenerse en cuenta varios aspectos clave:

  • Diseño de un Plan de Prevención de Riesgos Laborales: Es importante contar con un plan integral y global que determine la política general de prevención de riesgos laborales a la que se acoge la empresa.
  • Implementación del Plan de Seguridad y Salud: Cada una de las obras debe contar con una evaluación de riesgos específica, en la que se contemplen los posibles peligros en el lugar de trabajo y las medidas que se van a adoptar para tratar de reducirlos.
  • Formación y participación  de los trabajadores: La concienciación de los trabajadores sobre la importancia de la prevención es otro de los factores más relevantes.
  • Medios de protección: La utilización de los medios de protección adecuados y específicos para cada puesto de trabajo es imprescindible para reducir la peligrosidad.
  • Revisión periódica de los Planes de Seguridad: El sector de la construcción industrial, al igual que el resto, está en permanente cambio y evolución. Por ello, es necesario revisar frecuentemente los planes de riesgos laborales y adaptarlos a las nuevas circunstancias.
Ir arriba